ECHOES… PARTE DOS

El año pasado Gilmour retornó a Pompeya – previamente había tomado lugar la cinematográfica proeza de Pink Floyd en 1971. Mientras que su presentación está próxima a editarse, él mismo presenta una selección de fotografías, presentadas en exclusiva por MOJO, mientras que su compañero de banda, Guy Pratt, revive la aventura completa.

Por Anna Wloch.

Gilmour Pompeya - Foto 01

David escribe: “Estábamos mirando alrededor y haciendo sugerencias sobre nuevos sitios donde tocar porque en el verano de 2015 habíamos hecho unos hermosos conciertos, algunos de ellos en hermosos anfiteatros romanos. Alguien dijo, ‘Hey, ¿por qué no lo intentamos con Pompeya otra vez?’ Dudábamos de que se nos permitiera, pero pensamos que deberíamos intentarlo.”

“Regresar y ver el escenario y todo lo demás, fue en realidad sobrecogedor. Es un lugar de fantasmas… en sentido positivo,” dice David Gilmour, en su primera visita a Pompeya después de un total de 45 años.

Para Gilmour, era tanto literal el hecho de mencionar fantasmas de una ciudad romana antigua – en los cuerpos enterrados y calcificados bajo ceniza volcánica por el Monte Vesubio en el año 79 D. C. – como de forma espiritual: su retorno sirve de recordatorio de la visita de Pink Floyd al mismo sitio en 1971. Ese año, el director británico Adrian Maben tuvo la idea de combinar esculturas, “como algo de decoración surrealista. Ingenuamente pensé que era posible combinar arte bonito con la música de Pink Floyd.”

“David resucitó THE GREAT GIG IN THE SKY como tributo a Rick Wright.”

Guy Pratt

Mientras se visita el anfiteatro en ruinas de Pompeya, ajustando la acústica – “sonidos en eco de insectos, murciélagos volando y la atenuación de música ligera – Maben le pidió a los Floyd que filmaran allí, sin público, para enfocarse en la música y en la puesta en escena. El producto final Pink Floyd: Live At Pompeii, una de las presentaciones más icónicas de la banda, estaría por años en el repertorio del circuito cinematográfico.

Gilmour Pompeya - Foto 02

David escribe: “Definitivamente es mi ambición crear un evento que la gente recordará y volverá a ver en casa si lo desean y es difícil lograr eso en un estadio. Quieres que la gente diga, ‘Oh si, aquella noche en la que vi ese show’, y fue especial gracias en parte a la locación. Ello ayuda para que sea parte de los recuerdos.”

En 2016, Gilmour decidió llevar de gira el álbum Rattle That Lock lanzado el año anterior, “en los mejores y más hermosos lugares,” dijo antes de los dos shows en Pompeya. Esto incluiría otros anfiteatros europeos y un castillo en Chantilly. “Son sitios donde es mucho más difícil tocar,” opina, “pero preferí hacer algo donde la gente pensara, Wow, estuvo fantástico… eso cambia sus recuerdos, los convierte en algo más especial.”

Gilmour Pompeya - Foto 03

David escribe: (desde la izquierda) Chester Kamen, guitarra; Polly Samson, autora & directora creativa; David Gilmour; Sarah Lee, fotógrafa)

“Polly está profundamente involucrada en todo esto conmigo. Ella tiene una opinión, que expresará vehementemente sobre cada aspecto de lo que hago. Es fantástico tener a alguien tan inteligente y tan creativo como ella, como si fuera “mi hombre de confianza” por así decirlo. ¡Mujer de confianza! Ella es brillante.”

El retorno al anfiteatro de Pompeya incluyó una audiencia, “¡la primera desde que los gladiadores luchaban con ovejas!” bromea Guy Pratt, bajista de vieja data de Gilmour.

Él descubrió esta perlita de información de la profesora Mary Beard, una especialista en historia romana, y al parecer, también en Pink Floyd. Cuando Polly Samson, la esposa de Gilmour sugirió llevar a la profesora Beard (una de sus autoras favoritas) al show, descubrieron que su primera mirada a Pompeya había sido en la película original, y que ya había comprado entradas para los shows de julio de 2016.

Gilmour Pompeya - Foto 04

David escribe: (notas tomadas durante la prueba de sonido para The Great Gig In The Sky) “Tocamos The Great Gig In The Sky, cosa que no habíamos hecho antes en el tour. Yo no lo había tocado por años, pero la habíamos ensayado en Inglaterra. Louise Marshall y nuestros cantantes habían elaborado un arreglo fantástico, y no podíamos esperar a intentarlo.”

Al igual que Gilmour, era la segunda vez de Pratt en Pompeya: en 2014, había llevado a su hijo, Stanley (también nieto del fallecido teclista de Pink Floyd, Rick Wright), para enseñarle el sitio que el bajista había visto por primera vez, en un cine mientras era un adolescente.

“Esa vez, el anfiteatro estaba lleno de turistas como yo, y como con la mayoría de las cosas, se veía más pequeño con público, pero todavía era impresionante,” anota. “Pero nunca imaginé que regresaríamos para tocar allí.”

Pratt, quien se conoce con Gilmour desde hace más de 20 años, dice que el hombre disfruta los recuerdos, “especialmente cuando Rick estaba por aquí, ¡realmente explotaban! Y David es un excelente cuentista.” Pero Pratt no recuerda que Gilmour se haya puesto nostálgico en este viaje: “David estaba realmente ocupado también, había mucha gente para saludar, como el alcalde. Y aunque nada es tabú, yo no le hago ese tipo de preguntas. Pero como él dijo, el lugar estaba lleno de fantasmas, de manera que definitivamente lo estaba conmoviendo. Y fue triste también, porque Rick no estuvo allí. Pero también fue especial, porque no puedes ir en piloto automático en esa clase de shows. La falta de familiaridad es buena para la música.”

Gilmour Pompeya - Foto 05

David escribe: (Mary Beard, Profesora de Historia Clásica en la Universidad de Cambridge, y David Gilmour) “Mary cuenta grandes historias; y realmente las aterriza. Hemos escuchado historias de ese entonces en las que había gladiadores y leones, pero ella simplemente dice, ‘Bueno, ya sabrás, los gladiadores son miembros muy costosos de un equipo y si matas a uno tienes que traer a otro.’ No es así de fácil. ¿Dónde vas a conseguir un león allí? Era más como un par de cabras deambulando alrededor con gente yendo tras ellas.”

La falta de familiaridad se extendió a la construcción del escenario. “El anfiteatro significó que no podíamos usar nuestro usual puente-grúa de luces,” explica Pratt. “El anillo superior del anfiteatro eran las luces, lo que significaba que cuando ellas cambiaban, cambiaba todo alrededor, lo que era espectacular. También lo fueron los fuegos artificiales al final de Comfortably Numb. Y el sonido, sin paredes altas en donde rebotar. En realidad, fue como un concierto en un club, porque la audiencia estaba limitada a un par de miles, y cuando todos corrieron al frente, podías ver el blanco en sus ojos. La atmósfera era sobrecogedora cuando solo había unas pocas personas en el anfiteatro, debido a su antigüedad, pero era mágica durante los shows.”

El repertorio incluyó favoritos de Floyd, incluyendo la introducción de Meddle, One Of These Days, la canción que se reincorporó de la presentación de Floyd en Pompeya. “Fue absolutamente increíble,” dice Pratt. “Tú puedes ya hacer esos efectos de viento con tu teléfono hoy en día, pero David consiguió una auténtica y antigua máquina de viento, que fue manejada por [el baterista] Steve [DiStanislao] con un foco sobre él.” Pero el épico y monstruoso de un lado de duración en el Meddle, Echoes, la pieza central de la película de Floyd, fue eludida, “porque no tiene ningún sentido sin Rick. Pero David resucitó The Great Gig In The Sky, que raramente toca, como tribute a Rick. El grupo de coristas llegó con un hermoso arreglo del tema.”

Gilmour Pompeya - Foto 06

David escribe: “cuando Polly y yo entramos, me llegaron todo tipo de recuerdos de los momentos que tuvimos cuando estuvimos allá. De manera que regresar ahora, trae todo tipo de reminiscencias y fantasmas que permanecen alrededor del lugar.”

Pratt también hace una observación sobre la parte en órgano de The Great Gig… ejecutada por el nuevo miembro de la banda Chuck Leavell (Allman Brothers, The Rolling Stones): “Ya sabrás, a Rick le hubiera encantado, y de pronto hubiera dicho, ‘ojalá yo pudiera tocar así!’ Fue digno realmente.” La nueva banda de Gilmour también incluyó al guitarrista Chester Kamen (quien tocó por primera vez con Gilmour en la banda de Bryan Ferry en el Live Aid) y el teclista Greg Phillinganes.

Gilmour Pompeya - Foto 07

Ecos distantes: recuerdos de la presentación de Pink Floyd en 1971 en el anfiteatro romano.

“Soy el último hombre que queda del tour de 1987,” Pratt bromea de nuevo. “Y aún eso estuvo en duda por un momento, y lo entiendo – David Bowie no siempre tuvo a Mike Garson junto a él todo el tiempo, y David tiene un poco de ese estilo de Bowie, algo como, ‘Esta podría ser la última vez que hago esto…’ Él nunca ha tenido una banda ligada a su propio nombre, de manera que pudo haber algo de incertidumbre. Pero es bueno ver como los músicos toman las cosas de manera diferente, y la música explotaba en el escenario de una forma que no había ocurrido antes, por lo fresca que se sentía. La gente comentaba lo divertido que se le veía a David en el escenario.

Gilmour Pompeya - Foto 08

David escribe: “Es más o menos el mismo show que hemos estado haciendo por todos lados excepto que tuvimos la oportunidad de poner cosas alrededor del último anillo: fuegos artificiales, antorchas flameando y cosas que ayudaron a crear más atmósfera.”

Gilmour Pompeya - Foto 09

Gilmour Pompeya - Foto 10

David escribe: “Se sintió como un espectáculo muy especial para hacer. Estábamos en medio de shows muy especiales, pero este era más atrevido y más emocionante. Fue pequeño porque las sillas alrededor, que habrían albergado otras 10,000 personas más o menos, están cubiertas por tierra y césped y la gente no puede sentarse allí.”

Gilmour Pompeya - Foto 11

Gilmour Pompeya - Foto 12

David escribe: “¿Mis pedales? Un pedal flanger Electric Mistress, pedales hechos por encargo de tubos al vacío BK Butler, un compresor de estudio Cali-76, una antigua caja de fuzz Big Muff, un pedal ecualizador gráfico Boss y un pedal MIDI EQ.”

Otro asunto que Pratt no quiere discutir con Gilmour es si él ha puesto a descansar esos fantasmas, y si está en paz con el legado Floyd: “Pienso que David lo ha hecho, porque de otra forma le habría dado la espalda a algo como retornar a Pompeya.” De manera que – después de la publicación del nuevo álbum y DVD conmemorativo David Gilmour: Live At Pompeii– ¿qué seguirá a continuación para su amigo y empleador? Pratt dice que hay la mitad de un álbum – lo que sobró del Rattle That Lock. “David podría estar cocinando algo,” sonríe. “Y sobre tocar en vivo de nuevo, tomará algún tiempo antes de hacerlo. Pero siempre estamos en contacto, y ambos vivimos en Brighton. Pero nuestra tendencia es hablar basura, como lo hacen los amigos, más que de música. Él tiene a 10,000 personas preguntándole al respecto, de manera que no seré yo el que lo haga. “¡Tal vez por eso he durado tanto en su banda!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s